Tenía que ser él

Era la noche en que la bestia rondaba por el pueblo, podía adquirir cualquier forma.
Su hijo, su hijo mostraba una extraña mirada. Por más que le habló el menor no respondió nada, así que tenía que ser él, ¿verdad?, no se equivocó al matarlo, no pudo haberlo hecho.

 

 

Anuncios
Tenía que ser él

Castigo

 

La joven había sido apaleada hasta la muerte y enterrada de inmediato a las afueras del pueblo. El clérigo y su familia le habían advertido sobre la criatura con forma de buen mozo, le explicaron su verdadera naturaleza, pero ella no hizo caso. Aceptó el vástago del muchacho, merecía tal castigo.

Sin embargo, los lugareños no sabían que a pesar de la penitencia ejecutada sobre la joven mujer, ella todavía engendraría al retoño maldito, y otro al próximo año, y otro al próximo año.

 

 

Castigo

Sombra

El accidente que mató a mis padres, la enfermedad que consumió a mi hermano, las tragedias que han sufrido todas mis parejas. En cada desdicha sucedida a alguien que quiero, vi cómo mi sombra se alargó hasta alcanzarlos.

Nunca logré detenerla, como tampoco pude suprimir el odio que me surgió en esas ocasiones.

 

 

 

 

 

Sombra

Tinieblas

La enfermedad consume poco a poco mi cuerpo, algunas noches me siento tan cansado que no creo volver a despertar.

Hasta ahora lo he logrado, pero en esas ocasiones, sueño estar en un espacio de tinieblas infinitas, donde no puedo ver ni sentir nada; solo mis oídos parecen funcionar, pues escuchó voces lejanas, voces que se lamentan con atroz dolor sobre su estadía eterna en ese lugar.

Cada vez que tengo ese sueño, este se hace más y más duradero.

 

Tinieblas

Al otro lado del pasillo

Al llegar a casa me encontré con extraños símbolos dibujados por todo el recibidor. Yo vivía solo y era el único con llaves de aquel departamento, por eso me pasmé de miedo al pensar que un lunático había entrado, sin embargo, esa sensación no fue nada en comparación al terror que sentí después, cuando noté una silueta al otro lado del pasillo, la cual me habló.

—Walter —pronunció mi nombre, con una voz familiar pero a la vez aterradora.

La figura se fue acercando lentamente hacia mí. Y con cada paso que daba, se iba deformando, hasta que pude verme a la perfección en él.

 

 

 

 

 

 

 

Al otro lado del pasillo

A tu lado

 

Jack se despertó por una gélida sensación en todo el cuerpo, y cuando sus ojos se adaptaron un poco a la oscuridad, divisó frente a él a una hermosa mujer, pálida pero con una dulce sonrisa y radiantes ojos.

—¡No puede ser! —profirió él con sus orbes bien abiertas, que se dilataron aun más al notar que la fémina subía a su cama y se acercaba poco a poco hacia él—. ¿Por qué? ¿Por qué estás aquí?

Cuando ella se acercó lo suficiente, pudo admirarle el rostro a detalle. Seguía igual que la última vez que la sostuvo con vida.

—Oh Jack, yo te lo prometí, ¿recuerdas? Te amo tanto que no importa lo que pase, yo siempre me quedaré contigo.

Jack percibió a la perfección cómo la dama rodeaba firmemente sus brazos en él. Trató de apartarse de este agarre, y al no tener éxito, envío de inmediato sus manos al cuello femenino para apretarlo con violenta fuerza igual que aquella noche, pero esta vez en lugar de una sonrisa de placer, tenía una mueca de profundo terror por todo su rostro.

—No te preocupes Jack —dijo ella con una dulce y cariñosa voz—, no importa lo que ocurra, yo jamás me alejaré de ti, te amo tanto que perdonaré todos tus errores, y siempre me quedaré a tu lado.

Gritó hasta rasparse la garganta, pero nadie fue a ayudarlo. Jack tardó en descubrir que ya no estaba en su cuarto.

A tu lado

Cortometrajes

 

Joseph Long esperaba dentro de una pequeña sala junto a otros once participantes, con cierta ansia por saber de qué se trataría el experimento social, cuando la amplia pantalla al enfrente comenzó a transmitir algo.

—En las libretas que les hemos otorgado deberán anotar lo que sienten al ver los siguientes videos.

Escuchó decir por una bocina a uno de los encargados de la prueba mientras los créditos de inicio transcurrían, y entonces, dio comienzo un cortometraje explícito sobre un asesinato en los suburbios, los efectos eran increíbles y las tomas estaban muy bien diseñadas.

—También —agregó la voz del supervisor—, deben escribir en cuáles de los siguientes cortometrajes creen que fueron ejecutados homicidios reales, y en cuáles no.

Joseph percibió cómo la atmósfera se volvía densa y los demás participantes se congojaban profundamente ante esa información, y él, él experimentó un enorme pánico, que fue creciendo con cada corto que pasaban, sin embargo, no era por lo que veía, era un temor hacía sí mismo, pues comenzó a percibir una intensa emoción por descubrir cuáles de las matanzas que tenía ante sus ojos, podrían ser auténticas.

Cortometrajes